POR EL OTRO

TENDRÁ QUE PASAR POR EL OTRO

Puente de Hierro Inaugurado en 1882

Pulsar sobre las fotos para ampliar

Corría el mes de Mayo de 1884 cuando mi muleto bayo y yo divisábamos Logroño desde la salida de Viana. Habíamos madrugado para presentarnos lo antes posible en Logroño.

Al bajar la cuesta de Munilla encontré un señor ensimismado en la lectura de un libro de tapas rojas y canto de cuero al que di los buenos días. Rápidamente contestó a mi saludo:

- Perdone peregrino, no lo había visto llegar. ¿Qué tal llevamos el Camino? – Bastante bien, vamos a pasar el puente y buscaremos a un guarnicionero. – Por el de piedra no podrá, tendrá que pasar por el otro. - ¿Qué otro? – El de hierro, el que nos trajo Don Práxedes Mateo Sagasta hace dos años. – Con la ilusión que me hacía cruzar por el puente en el que trabajó mi tío, el ingeniero civil Bonifacio Espinal. – ¡Que casualidad ¡, lo conocí, un día que paseaba con mi padre por el puente; a todo esto no nos hemos presentado y llevamos un rato de cháchara, soy Francisco Javier Gómez; - Y yo Créspulo Espinal. Así que conoció a mi tío, - Sí, pero trátame de tu. Fue de casualidad; un día paseando como solía hacer a menudo con mi padre por las obras del puente de piedra, me lo presentó. Mi padre era un gran"Logroño y sus Alrededores" de Antero Gomez 1857 conocedor y publicaba cosas sobre Logroño; sin ir más lejos, este libro es de él, se titula Logroño y sus alrededores. - ¿Pues cómo se llamaba? – Antero, Antero Gómez; ahora estaba leyendo el capitulo XXXII sobre la Ermita de la Virgen de Munilla e intentaba localizar algún resto de su ubicación.

Pero dime, ¿tenéis mucha prisa en continuar el Camino?. - Voy buscando a un guarnicionero que repare el bocal de mi muleto. – No te preocupes; que yo os acompañaré a mi vecino Hilario Tamayo que es de lo mejor en su oficio. Vino hace siete años de Aldeanueva de Ebro y con sus cuatro hijos vive cerca de mi casa. Despreocúpate del tema.

Créspulo, ¿qué te parece si mientras tu muleto descansa un rato, ascendemos hasta ese cerro cercano, el de Cantabria y te muestro el cambio que ha sufrido Logroño? Ya que los datos que llevas de Logroño no son exactos.

- Lo pensé un momento y acepté; dame un momento para que ate aquí mismo al muleto que, como tiene hierba, no se moverá. Cogí al hombro una pequeña alforja de cuero ( que al comenzar el Camino en Roncesvalles me cambió un peregrino belga por mi bolsa, que era más grande pero iba menos llena) donde llevo mis documentos. Lo poco que queda lo dejo sobre el muleto, que, como dijo otro peregrino, si algo se llevan será por que lo necesitan. Francisco, cuando quieras. – Vamos a coger esta senda llamada del Revetón que nos llevará hasta el cerro Cantabria. Monte Cantabria

Dime Créspulo, ¿por qué haces el Camino?. Yo siempre he querido hacerlo pero de momento no he tenido la oportunidad. - Te cuento Francisco; yo no soy demasiado religioso, estudié psicología y siempre me ha llamado la atención el saber qué ha movido y mueve a tanta gente, siglo tras siglo a hacer el Camino de Santiago: ¿la fe?, ¿las necesidades?, ¿superar algún reto?. No sé la razón que mueve a cada uno, así que, antes de comenzar a dar clase que seguro que lo haremos en un futuro, me decidí hacerlo: como si de una tesis se tratara. No me he puesto fecha para terminarlo, ya que cada etapa es imprevisible. No pienses que poseo ninguna gran fortuna; al salir tenía bien claro que el día que me quedara sin dinero tendría que buscar trabajo un tiempo y luego proseguir. Así que me gusta escuchar, cuéntame.

- Cuando participó tu tío Bonifacio en el puente de piedra fue entre 1856 y 58. Sufrió un importante cambio; desaparecieron todas las edificaciones que existían sobre él, las tres fortalezas ruinosas que dice Mellado en la Guía del Viagero en España, "Guia del Viagero en España" de Mellado 1858que llevas. En lo que si estaba empeñado tu tío era en colocar 4 estatuas (de las 6 que ahora tenemos en el paso del Espolón) en el puente, pero al final no se colocaron.

Dime con toda confianza si te canso ya que mi mujer, Julia, me dice que cuando hablo de cosas de Logroño no se parar; dice que es herencia de mi padre, que hacia lo mismo. –No. Al contrario, Francisco; si algo se hace duro en el camino son las etapas de soledad, en las que no coincides con otros peregrinos, así que, si no te falta el aliento por la subida que llevamos, sigue contándome.

- Ya nos queda poco para la cima. Logroño a cambiado mucho, sobre todo a partir de 1861 cuando se fueron derribando todas las murallas que impedían su expansión; llegó el ferrocarril, la línea Tudela-Bilbao; inauguramos la estación en las fiestas de San Mateo del mismo año.

Estación del ferrocarril

¡Bueno¡, ya ves que me acelero, te hablo de fechas y fiestas como si tuvieras que conocerlas. Aquí tenemos varias fiestas, pero sobre todo se celebran dos: el patrono San Bernabé el 11 de Junio y lasRuinas  Cerro de Cantabria de San Mateo el 21 de Septiembre. Esta última conocida como fiesta de la vendimia. Estas fiestas tienen mucha historia de por que se celebran y otras peculiaridades, pero, como ves, estamos en la cima. -¿Estas ruinas? –Estamos en los inicios de nuestro actual Logroño; en Contrevia o Cantábria en tiempos de los romanos; pero esto es para un próximo viaje en que tu estancia en Logroño sea larga porque hay varios asentamientos en este mismo lugar, y datos contradictorios.

-¡ Que vistas ¡, se domina todo Logroño. –Me alegro de que te guste. Ahora o preguntas lo que quieras o te cuento lo más notable. –Dame un respiro Francisco y déjame disfrutar un momento de la vista. ¿Pero cuántos puentes se ven?, ¿qué han hecho con el que contaba en la Guía tu tocayo Mellado: el de 12 arcos y 716 pies?. Me habías contado que desaparecieron las fortalezas, ¿pero el puente?. Además veo restos de otro derruido delante, y otro más alejado que parece metálico.

Plano reforma del Puente de Piedra

- Te voy a contar sin irme muy atrás en el tiempo. Logroño ha ido creciendo muy ligado al río Ebro; como sabrás, es el río con fama de más caudaloso, y esta fama no es por casualidad. Logroño ha sufrido graves crecidas, la más cercana en Enero de 1871 cuando hubo una gran riada que dejó gran parte del puente antiguo inservible, sobre todo los arcos más cercanos a la margen izquierda. Desde aquí a la derecha, se fue reparando como se podía, ya que se necesitaba el paso, pero el día 9 de Agosto de 1880, después de cruzar una sección de artillería, se volvió a hundir la misma zona.

Para entonces ya se había instalado por los pontoneros del ejercito, un poco más arriba (allí, aquella zona donde ves el mayor meandro se conoce como el Picón) una barcaza con plataforma que cruzaba el Ebro siguiendo unas sirgas que iban de lado a lado, pero un desgraciado accidente el 1 de Septiembre de ese mismo año hizo zozobrar dicha barcaza y en el mismo se ahogaron 90 miembros del Regimiento de Infantería Valencia, que cruzaban a diario. –Pero Francisco ¡ como puedes recordar tantos hechos y fechas ¡

- Es que estoy preparando notas para un libro y las tengo frescas en la memoria. Sigo contándote; rápidamente se construyó otro de madera, aquel del cual se ven los restos. Ese cruzaba desde ese molino de la derecha hasta las tenerías en la otra orilla pero, como hemos comentado, lo caudaloso del río enseguida lo dañó.Puente de Hierro al fondo el de Piedra

Así que, con este panorama y con la ayuda de Don Práxedes, el 18 de Diciembre de 1882 se inauguró el que dices metálico. Aquí se conoce como el de hierro, ya que es el material empleado. –Parece mucho más largo que el de piedra.

- Así es; tiene 330 metros de largo, y el de piedra 198. –Da la sensación que falta río o sobra puente.

- La cuestión es que parece seguro y cumple su labor. Por último, el de piedra (que nada o poco tiene que ver con el que pisó tu tío Bonifacio) se ha construido aprovechando parte del anterior y, de 12 arcos, ahora se ha pasado a 7; de mas altura, para que el río tenga suficiente paso. El proyecto con el que se está llevando a cabo es del ingeniero Fermín Manso de Zuñiga y, ya ves que esta prácticamente acabado pero, de momento, no dejan cruzar.

- ¡Oye Francisco¡ Aunque sea abusar y aprovechando el privilegio de estar en este extraordinario mirador, cuéntame a qué iglesias pertenecen esas torres y lo que creas que un peregrino como yo deba saber de tu querido Logroño.

- La verdad es que da gusto que alguien quiera que le explique cosas de Logroño, porque, como te he comentado anteriormente, Julia, mi mujer, Enrique y Engracia, mis hijos, incluso Rosalía, la sirvienta, me suelen decir cuando empiezo hablar: ¡ A que nos vas a contar algo de Logroño ¡. ¡ Mira ¡ la primera que vemos, la más cuadrada, pertenece a la Iglesia de San Bartolomé, románica aunque la torre es en parte de ladrillos estilo mudéjar del siglo XVI. Esta torre podía ser defensiva ya que estaba pegada a la antigua muralla.

A la derecha la de Sta Mª de Palacio, como ves con torre y Aguja la cual es gótica y bastante anterior a la torre. La iglesia esta situada entre dos de las calles más antiguas, que luego recorreremos, la Rua-Mayor (Calle Mayor) y la Rua-Vieja.

Torre Iglesia de San Bartolomé Aguja y torre de la Iglesia de Palacio San Pablo y San Pedro Iglesia de Sta Mª de la Redonda Torre de la Iglesia de Santiago

Más a la derecha, las gemelas, aunque no lo son: una de ellas es dos años más antigua que la otra. Estas son las torres de San Pablo y San Pedro de la Iglesia de Sta Mª de la Redonda. Está en la calle de la Paz, pero casi todos los logroñeses la seguimos conociendo por la calle del Mercado. Y la que ves más a la derecha, que parece reñir en altura con las gemelas es la que pertenece a la Iglesia de Santiago, cuadrada y con su esbelto chapitel que se hizo de obra hace un siglo, ya que era de madera.

Panoramica a la izquierda el Hospital Ves el edificio cercano al puente de piedra; a la izquierda, es el hospital provincial. La última reforma se hizo hace 13 años y se inauguró con la presencia del Rey Amadeo I. El otro edificio que esta casi pegado es un correccional. Allí cerca se ven restos del antiguo convento de San Francisco que quedó derruido por un incendio hace 15 años. Su uso no era de convento, llevaba mucho tiempo usándose como dependencias militares, pero ahora tenemos cuarteles casi nuevos; a ver si te los puedo mostrar.

 Allí a la izquierda del hospital, ves la plaza de toros. –Si, vaya plaza de toros, parece muy grande.

- Sí que lo es, pero es la tercera que tenemos. –Pues más que Madrid.Plaza de toros destruida por un incendio en 1914

- Te lo explico. Antiguamente los espectáculos taurinos se celebraban pegados al hospital en la plaza del Coso; recinto rodeado de casas que desde sus balcones se veían los espectáculos. Luego se construyó una de madera en la zona conocida por la Vuelta del Peine, mira al fondo, al otro lado de las vías del tren, detrás de las torres de la redonda, a lo lejos. Más tarde se hizo otra de grandes dimensiones pero también de madera, donde ves la actual de piedra, que se hizo en el 1863 y que tiene capacidad para 10500 espectadores. Ya ves Cuartel Alfonso XIIcomo me lío, que la plaza de toros sólo era para mostrarte el cuartel que está justamente delante de la plaza, llamado Cuartel de Alfonso XII de caballería. Se inauguró hace 8 años; y otro de infantería más reciente lo tenemos a la derecha de la Iglesia de Santiago. –Pero allí se ve otra iglesia sin torre.

- Si, lo que ves delante del cuartel, un poco a la derecha, es el convento de Valbuena. Convento de ValbuenaTe diré que hace 6 años fui inquilino del mismo y no como monje. Ya que estamos de conventos te comento que tenemos varios; mira, ese de enfrente es el de Madre de Dios.

- Francisco ¿y esa pequeña cúpula que se ve delante de las torres gemelas? – Es el Seminario Conciliar; pensaba mostrártelo luego ya que es donde dejaremos el muleto para que venga Hilario el guarnicionero. Es en una antigua calle llamada la del Pozo, en la zona de Ollerías, detrás del Seminario. Cupula SeminarioNo sé ni que hora es. Se me va el tiempo sin darme cuenta. Habrá que ir bajando para que nos de tiempo de pasear por las calles que hemos visto, pero se me ocurre que, desde aquí te voy a explicar mejor la ruta que suelen seguir los peregrinos para cruzar Logroño. Ahora no podemos atravesar el puente de piedra, tendremos que "PASAR POR EL OTRO", el de hierro.

Mira al final del de piedra, como si lo pudiéramos haber atravesado, ya que enseguida lo abrirán alPuerta del Revellín paso; allí cogeríamos por la calle de la derecha que es la Rua-Vieja, la que hemos comentado que esta detrás de la Iglesia de Sta Mª de Palacio. En esta calle veremos los edificios más antiguos, y en la bodega de la Virgen podremos probar un buen vino. Llegaremos, fíjate bien, donde acaba el puente de hierro que lo hace en una calle nueva, a la cual se le ha puesto el nombre de Sagasta; la atravesamos y ves la Iglesia de Santiago, pasamos por la fachada principal, subiremos por la calle Barriocepo hasta una plazuela y haciendo un zig-zag saldremos por la puerta del Revellín, la única que se ha conservado de las murallas. ¿Te haces una pequeña idea? –¡ Una pequeña idea no ¡, ha sido casi una clase magistral. –Créspulo, de tu supuesta tesis, ¿que te ha llamado más la atención en el Camino?

- Lo principal es el compañerismo, todos somos iguales, hay gente que al llegar al final de las etapas, se van a un hotel; otros a pensiones y otros a pedir la caridad de los vecinos para dormir, pero caminando. A la hora de comer o descansar un rato, no hay ninguna diferencia, todo es de todos y los idiomas que suelen ser una barrera, para nada. El querer hacerse entender se convierte en necesidad y se consigue fácilmente. Mira mi fiel muleto, no nos ha costado nada el descenso. –Ahora bajaremos por el camino de Viana, el que traías, hasta llegar al río en la zona que llamaban de los Quemados. Ya ves como van creciendo los cipreses. Ese que ves es el cementerio, ahora cumple 50 años en este lugar.

- Mira Francisco, pero si es el belga al que le cambie la bolsa, y otros tres peregrinos que hicimos la etapa de Puente la Reina a los Arcos juntos. Dame un momento para que hable con ellos. Francisco, se disponen a recuperar fuerzas, van a almorzar, estamos invitados, pero además me comentan que no saben lo que se puede visitar en Logroño, y sin decirles nada de que tú eres quien me ha ilustrado, me he ofrecido a hacer de cicerone, y seguir con ellos el Camino. Si el bocal ha aguantado hasta aquí, aguantara otra etapa. Si quieres acompañarnos, estaremos encantados. –No, Créspulo. Seguro que les puedes mostrar perfectamente Logroño, y acuérdate que cuando vuelvas a pasar o si antes de seguir, necesitas algo, pregunta por mí en la Calle Muro del Carmen 11, o alrededores. Déjame que salude a tus compañeros y les desee un buen Camino hacia Compostela.

- Un abrazo Francisco Javier y muchas gracias, seguro que no se me olvida el paso por Logroño.

Puente de Piedra 1884 Puente de Hierro 1882

Autor:    Federico Soldevilla Agreda

 

VOLVER