Lamentos en Ruavieja 22-24

Artículo publicado en el  periódico La Rioja - 06 Marzo 2006  

Sr. Director:

Al oírlos, pensaba que eran quejidos de las medias tejas, cascos de ladrillo y trozos de maderas; que, como en las ferias, caen por sendos toboganes al este y a oeste de los dos edificios. Curiosamente, con las misma historia que otros ladrillos que se van guardando (¿para volverlos a montar?).

¡Qué velocidad en caer¡ Unas veces al montón y otras  directamente al camión. Su último viaje, hasta alguna escombrera cercana. Espero que señalen la zona donde depositan los escombros no vaya a ser que nos entre la fiebre de buscar restos arqueológicos y no nos acordemos de donde hemos puesto estos restos del SIGLO XVI o anteriores, y al estudiarlos tengamos que parar las obras (sería una pena).

 ¡Perdonar¡ No os he contado de donde venían los lamentos; no era de ninguno de estos dos edificios, sino de los lagares cercanos, que tuvieron la suerte de ser visitados el lunes 20 de Febrero de 2006 por nuestras autoridades e invitados.

Los lagares estaban contentos porque oyeron que igual se conservaban en el mismo lugar (que hay es nada). Pues después de todos estos honores, el miércoles 22 de Febrero de 2006 les ha visitado una GRÚA de gran tonelaje, para ayudar al derribo (perdón desmontaje) de los edificios contiguos. En el suelo, escombros del siglo XVI  y maderas viejas hacen de soporte. Parece no ser suficiente este relleno, por los lamentos que siguen oyéndose. Junto a estos lagares, también había ( puede que sigan enteras) grandes piedras donde se situaba la prensa, incluso un pequeño trujal de aceite cuya integridad estará en peligro al moverse la grúa.

Es una pena ver como dos edificios únicos, protegidos por todas las leyes de patrimonio: nacionales, internacionales, comunitarias, del Camino de Santiago, por el Plan General de nuestro Ayuntamiento  (se podía decir que protegidas hasta por el sentido común) estén cayendo (perdón siendo desmontadas). Tapadas para no herir la sensibilidad de los paseantes e invitar al olvido de lo que en el interior se cuece.

La Rioja Tierra Abierta ha perdido un par de edificios  que podían y debían haber sido el centro de esta exposición.

Habrá que ir confeccionando toldos (muchos) para estos y otros edificios que jalonan nuestro Casco; ocultarlos y disfrutar de algo que pudo ser y no fue.

Nuestro patrimonio ha sido y es utilizado como moneda de cambio, en este caso, de Torre fuerte del Siglo XVI a Hotel con encanto del Siglo XXI. El cambio es más notorio al pasar de ser propiedad de todos (del Ayuntamiento) a ser propiedad privada.

Es curioso, querer recuperar el patrimonio perdido o lejano e ignorar el que aún tenemos. Dentro de pocos días, si la autoridad no lo impide ( como en el argot taurino) contaremos en nuestro Casco con dos solares ( ¿y debajo?) junto, si hay suerte, a unos estupendos lagares.

Os invito a pasear por la Ruavieja y seguir de cerca este derribo (perdón desmonte). Os podréis encontrar paseando con nuestras autoridades y comentando como va el Casco ........

 

Federico Soldevilla Agreda

 

VOLVER

 

amigosdelarioja@hotmail.com