Preocupaciones de don Práxedes

Artículo publicado en Cartas al director  periódico La Rioja 

9 Abril de 2004

Sr. Director:

Hola Don Práxedes, le veo preocupado y agobiado. ¿ Pasa algo grave ?

  • Pues ya ves; no sé si grave, pero aquí estoy venga a leer pólizas de seguros.
  • ¿Va a comprar algún vehículo, porque seguros de vida no serán?
  • Pues por ahí van los tiros; si no de vida, sí de integridad.
  • ¿Qué es lo que le preocupa tanto?
  • Los rumores y los hechos. Ya nada (edificios, castillos, colegios, monumentos, esculturas, arboles, etc) tiene asegurada su integridad. Sin ir más lejos, el otro día comentaba estas cosas con Don Baldomero y le decía que siga manteniendo a su querido caballo en buena forma por si tuviera que salir cabalgando hacía otro destino, para dejar paso a un elegante y esbelto Foto: Fedeedificio. A mí cuando después de varios destinos me ubicaron en el actual pensé: aquí voy a perdurar. A mi derecha, el instituto que lleva mi nombre que, por su historia, por su actividad docente y por otras muchas razones es un edificio inamovible y, a mi izquierda, esos árboles plataneros grandes y con profundas raíces. ¡ Estoy protegido ¡ .

Pero pensando que varios hermanos de estos árboles; con la misma corpulencia y no menos raíces han caído, ya no los veo como una indestructible defensa. Del Instituto Sagasta no tengo dudas que perdurará. ¿Por qué sonríes?

- Por nada, siga, siga contándome.

- Ya ves que motivos tengo para preocuparme; los niños de las fuentes no han vuelto, la reja de San Bartolomé, que con tanto cariño realizó el arquitecto José Mª Basterra, a la vez que, la escalinata en 1909, y otros muchos elementos que han desaparecido y que no vuelven.

- Hombre Don Práxedes, que igual están en alguna dependencia de esas que no se visitan mucho y algún día aparecen.

  • Igual llevas razón ya que, yo muchos años estuve bajo una lona, en uno de esos almacenes.
  • Pues anímese, que además he oído que lo importante lo protegen.
  • ¡ Qué dices ¡. No has oído estos días que lo protegido esta al mismo precio que el cuarto y mitad de pollo. Tiras una puerta 100 €, unas piedras 150 €; así con estos precios es mejor que no te protejan.
  • Yo, Don Práxedes, pienso que esto con el tiempo cambiará. ¿Se acuerda de las multas de tráfico de alcoholemia?. Había mucha gente que decía: lo más que puede pasarme (sin pensar en un accidente) si me cogen, es que las copas me salgan más caras. Pero eso cambió desde el momento en que además de la multa, te detienen y te quitan el carnet de conducir.

No quiero dar ideas, pero seguro que si la sanción, cuando se atenta contra algo protegido, fuera seria e importante (no sólo monetaria) se lo pensarían; pero para esto hay que querer proteger (con sanción y sin ella).

Bueno Don Práxedes, que no esta de más que revise las pólizas, y que estudie el PLAN de seguros que tiene, porque ya sabe que esto de los planes cambia mucho, según los intereses de la compañía.

Salude y tranquilice a Don Baldomero y dígale que el tener en buena forma a su fiel caballo no es malo.

¡ Hasta pronto ¡

Autor: Federico Soldevilla Agreda

 

VOLVER

 

amigosdelarioja@hotmail.com