Que difícil nos lo están poniendo

Artículo publicado en el  periódico La Rioja - 20 Agosto 2006  

Hay gente que piensa que Logroño no tiene mucho que ver. Yo, particularmente, creo que sí lo tiene, y hay que ponerlo en valor, sin perder de vista que cada día que pasa es más difícil conseguirlo.

Cuando piensas en eslóganes turísticos (“Logroño, conócelo y volverás”,  “Logroño te dejará huella” y otros del mismo estilo) que se nos podían ocurrir, rápidamente te preguntas que puedes enseñar de Logroño que interese y deje huella (no marca).

Todos sabemos, o debíamos saber, que Logroño ha sido hasta hace cuatro días más concretamente hasta 1861, una ciudad amurallada. Ya en esa época, existían construcciones extramuros, pero el grueso de la población estaba dentro de dichas murallas.

Tenemos restos de las murallas, de distintas antigüedades, que van cayendo como si fueran cualquier pared: por desconocimiento, por negligencia o a sabiendas (con conocimiento y deliberación). No tenemos paneles explicativos ni accesos a dichos restos, muchos de ellos en escombreras particulares.

Hay otros detalles importantísimos, dispersos por nuestras calles y plazas, que nos cuentan con su presencia parte de nuestra historia: azulejos, escudos, dinteles, balcones, aleros, miradores, edificios, árboles, etc…… Que debemos cuidar para no perder esa parte de nuestra historia difícilmente recuperable a posteriori.

Cuando ves llegar a abundantes peregrinos por el Camino de Santiago, unos para visitar nuestra ciudad y otros sólo de paso, te preguntas que imagen se van a llevar de Logroño, para que tengan ganas de volver. Analicemos lo que ven a su paso. Entran a los límites de Logroño desde Viana por el Camino de Santiago, asfaltado en color rojo adornado por unos hitos de piedra con una vieira de forja, este camino suele estar sucio y descuidado. Las cunetas no se limpian y, como ha sucedido en estos últimos días de tormentas, las lluvias han sacado al camino gran cantidad de grava, siendo muy peligrosa, sobre todo para los que vienen en bici. Llegan a la entrada del puente de piedra y encuentran, actualmente, los fielatos cerrados (lugar privilegiado para la oficina de información al peregrino). Llegan a la calle Ruavieja, donde según el horario que lleven encontrarán información en el albergue. Unos seguirán con dificultades la mala y escasa señalización  del camino. A pocos metros; serán testigos de la cochambre existente, en lo que hasta hace poco eran dos edificaciones del Siglo XVI con su fachada de piedra de sillería. Un paso más adelante, pueden ver el abandono de los lagares, que tantas páginas de prensa llenaron cuando se dieron a conocer. Siguiendo la calle, pueden ver casas ruinosas: les llama la atención la Casa de la Virgen (cada día en peor estado), no se pierden el monumental escudo de los Bustamante en el número 9 de esta calle y se preguntan como puede estar este edifico en ese estado.

Llegan a la Plaza de Santiago, donde pueden ver el juego de la Oca; no reconocerán Logroño en su casilla porque ha perdido sus torres (no sólo las del castillo, sino también la de las iglesias). La fuente de Santiago, con esa nueva y discutible restauración, saciará su sed. La visita obligada a la Iglesia de Santiago dará paso a su caminar por la calle Barriocepo, donde seguirán viendo casas derribadas y otras abandonadas (tapando las antiguas murallas). Posteriormente recalan en la Plaza del Parlamento; buscan la Puerta del Camino, ya que suelen traer información al no haber paneles explicativos que les cuenten dónde esta y que representa. La salida de la puerta, y el encontrar de nuevo el camino, es una odisea por la falta de señalización, muchas veces tapada por vehículos y otros obstáculos.  ¿Volverán? ¿Les habrá dejado huella?

Hemos acompañados a los peregrinos que iban de paso; los que se han quedado, seguro que pueden visitar otros lugares de la ciudad y disfrutar de los mismos.

Como hemos dicho al principio, nuestra ciudad era amurallada. Cuando queremos enseñar el Casco Antiguo, tendremos que hacerlo dentro del contorno de los muros cuya situación nos es recordada por las calles que mantienen esta denominación: Muro de Cervantes, Muro del Carmen, Muro de la Mata, continuando hasta el Muro de la Penitencia (actual 11 de Junio) y cerrando el contorno junto al río Ebro. Dentro de este contorno encontramos, además de muchos edificios ruinosos, esos detalles importantes que hay que conocer y poner en valor. Para poder enseñarlos, tendremos que pasear por estas calles, así que me cuesta entender porque, para hacer una obra en un edificio emblemático (deteriorado por el paso de los años a la espera de dicha obra) tengamos que perder los ciudadanos la libre circulación por una de las calles más importantes para contemplar esa historia anterior que comentábamos. Me refiero a la calle herrerías, cerrada por la colocación de una grúa. No comprendo el motivo, porque no puede estar dentro de la obra. Como en todas las que se hacen, el tiempo de estancia se prevé largo. Tampoco entiendo la cesión de parte de una plaza pública para unas oficinas de una constructora particular (¿podría alquilar una casa en esa zona?, tenemos muchas vacías). ¿Son obras de interés general que van a beneficiar a los vecinos?, o podremos dar las mismas facilidades para arreglar un tejado, una fachada o cualquier mantenimiento necesario de las casas. Quien pasea por el Casco Antiguo de Logroño se da cuenta de cómo está; no es posible recuperarlo para una exposición que dará comienzo en Marzo del 2007, pero haremos un flaco favor a los logroñeses si arreglamos una calle, un par de edificios, metemos a los visitantes en un circuito ficticio y abandonamos el resto.

Igual habría que retrasar la exposición unos años; las prisas no son buenas y a todos nos gusta mirar detrás del telón.

Podemos ampliar el circuito y enseñar Logroño, intramuros y extramuros. Admirar esos edificios (algunos en peligro como el Servicio Doméstico, y que son reflejo de una época y de una arquitectura que no se debe perder).

Logroño tiene mucho que ver, aunque nos lo están poniendo difícil.    

Federico Soldevilla Ágreda

 

VOLVER

 

amigosdelarioja@hotmail.com