SE NOS CAE EL CASCO

Artículo publicado en el  periódico La Rioja - 2 Septiembre 2004  

Se nos cae el casco, y no es el de la moto.

En un articulo anterior, no logré dilucidar si en Logroño tenemos casco antiguo o casco viejo; de cualquier forma, sea uno u otro se nos está cayendo.

Si paseamos por el Muro de Carmelitas; perdonar, por la calle Avenida de Navarra, ya que los nombres de los Muros se referían a las murallas. Si nos asomamos a la 1ª de las calles, empezando por la calle Del Pósito (perdón Avd de Viana), que es la calle de San Gil, lleva con andamios más de un año, aunque parece ser que es para construir un edificio en la esquina con la calle Rodríguez Paterna que ampliará las instalaciones de la cocina económica.

Una buena forma de rehabilitar el Casco.

La siguiente calle es conocida como la de la Matanza en el siglo XV, ahora calle de San Roque. Es una de las que se nos cae; no sé cual de las casas fue la primera en declararse en ruina. Y es extraño: en una calle donde existen varias puertas metálicas, que suelen colocarse por el ayuntamiento cuando los inmuebles son de su propiedad, y esto debía ser como un sello de garantía: ya que muchos propietarios no cuidan sus edificios, unas veces por que no pueden y otras por que no quieren. Todos pensamos que siendo la administración << PUEDEN y quieren>>.

Como os contaba, en esta calle de San Roque alguna casa (de la que desconozco el nº) estaba en muy mal estado, pero luego, bien por simpatía o por el efecto dominó, van cayendo, mejor dicho, se van derribando otras cuantas. La única portada del siglo XVII que existe en esa calle está muy cerca. ¿Será la próxima pieza del dominó, que caiga?

Siguiendo por las cercanías, pasamos a la calle de los Baños: conocida en otros tiempos por la del Trujal, de Velasco, de Herradores, de Pablo Iglesias y algún otro nombre más.

No podemos pasar unas vallas y una cinta que nos dice: “Policía No Pasar”. Obedeciendo la orden, damos la vuelta por la calle del Horno hasta la calle Rodríguez Paterna y vamos a la esquina con la calle de los Baños. Otra cinta, esta vez de color rojo nos dice: “ Bomberos, No Pasar”. Otra casa que se nos cae, y nada menos que la más antigua de la zona; otro escudo heráldico que peligra: es la casa nº 18 de la calle Rodríguez Paterna, la que aún conserva el azulejo que señala el nº 634 perteneciente al parcelario de 1771, (donde se numeraban los edificios, Logroño se dividía en siete cuarteles y tenía 1408 casas aproximadamente), podría ser la casa del Mayorazgo De Velasco.

En poco trozo del casco y llevamos cinco. Bajamos por la calle de la Cadena hasta la calle del Puente, donde tenemos varias casas que como decimos por estos lares están “ a punto de caramelo”: no tardaremos en verlas caer. Si seguimos por la calle de la Ruavieja: el aspecto de las casas  nº 24, 22 y 20 no es bueno. El nº 20 está cayendo, pero de momento hacia el interior.

Lo que sí extraña es que, después de conservar durante tanto tiempo parte de la fachada de la Electra (perdón el Casino), se haya caído una parte; aunque también he oído que era para arreglar una bodega que ya existía. Esperemos que no haga falta arreglar más bodegas con este método.

Ya que estamos entre bodegas, y uno de los principales males de las situadas en la calle Ruavieja, calle Cerrada y calle San Gregorio es el aporte de agua que circula por el subsuelo, ¿se habrán reconducido los cauces de estas aguas al hacer los garajes de la Electra? (perdón Casino).

El agua puede ser causa de que se caigan las cosas (perdón las casas).

Podíamos seguir visitando más trozos de nuestros casco, pero permitirme por último irme a ese lugar donde tanto tiempo llevan descansando los restos de antiguos ciudadanos, en el mismo sitio donde seguro se interpretó a Shakespeare, pasearon monjes, desfilaron militares, etc.

Con estos datos seguro que ya sabéis del lugar que os hablo y si además le añadiésemos que se cae, aún más.

Os hablo del Hospital de La Rioja, el inaugurado por Amadeo I de Saboya el 29-9-1871. Su tapia al norte , la que da a la calle de San Francisco, se cae. ¡ Y mira que habrá aguantado abatares ¡ Fue parte del convento de San Francisco, Cementerio, Patio de comedias, Cuartel militar; con todo esto pudo, pero se ve que, al perder la fuerza del castillo, aunque no era visible mantenía la firmeza de sus murallas. Y aumentar las visitas de grandes camiones (A uno lo llaman TAC y el otro parece gemelo: igual se llama TIC).

Así que, la causa de que se caiga la muralla, puede ser el ir y venir del TIC-TAC; aunque también puede ser alguna epidemia que tenga el casco y no lo sepamos.

Lo que no mejora , empeora. Si llevamos mucho tiempo  aplicando la misma vacuna y no funciona, será hora de cambiar.

No permitamos que se nos caiga el casco, ni siquiera el de la moto.

Federico Soldevilla Agreda

 

VOLVER

 

amigosdelarioja@hotmail.com