Portalón de Logroño


Estaba situado en la calle de la Erbentia.

La primera noticia que hay sobre el portalón como Ayuntamiento, son unas obras realizadas en 1592, durante las cuales se celebraron las reuniones municipales en el Palacio del Obispo y en algunas casas particulares. Las cosas de valor de la capilla, mazas de plata y otros objetos se custodiaron en la casa de artillería (Junto a la puerta del Camino).

En 1675 se vuelven a realizar obras, las realiza el maestro de obras Juan Raón de gran fama.

Las obras duraron hasta 1677 celebrándose las reuniones en este intervalo en la Iglesia de Palacio.

En estos años la costumbre era colocar varios escudos en la fachada. Se penso en poner el de España, el de la ciudad y el del Corregidor (D. Francisco Cabeza de Vaca Quiñones y Guzmán), fueron realizados por Juan Raón . Por miedo al peso de los mismos solo se coloco el de Logroño.

En 1730 se restauró la fachada, colocando el balcón corrido del primer piso y decorando las demás dependencias.

En la sesión celebrada en 13 de Junio de 1786, se acuerda convertir en pasadizo público, el portal de la casa que ya se venía usando hace un tiempo, comunicando las calles de Caballerías y Juan Lobo con la actual Portales, en esa época calle del Mercado. El portero se encargaba de que no se detuvieran las caballerías en el portal.

La casa se va quedando pequeña, en 1839 se construye otro piso, cuyo coste es 126.527 reales. Pero al crecer la ciudad necesita crecer también su ayuntamiento. En la sesión de 29 de Abril de 1845, D. Rafael Eulate (teniente alcalde) propuso se construyera una nueva casa consistorial en el Palacio del Obispo sito en la Plaza de la Constitución, actual Plaza del Mercado, para lo cual se emitieron 150 acciones de 2000 reales, pero el 14 de Junio al no haber reunido lo suficiente para llevar a cabo el proyecto, se desistió la construcción..

En sesión de 11 de Noviembre de 1865, se nombra una comisión formada por los señores: Alcalde (D. Diego de Francia y Allende Salazar –Marques de San Nicolás) , el teniente 3º (Sr. Fontana) y los regidores (Lorza, Rivas, Rodrigáñez y Ruiz); para que estudien y pasen informe a la Corporación sobre la conveniencia de trasladarse a la casa conocida por la Casa de los Chapiteles que el ayuntamiento había adquirido el 30 de Julio de 1862, para residencia episcopal.

A partir de la fecha se toma la decisión del cambio, utilizando la casa del Portalón para escuelas.

El 19 de Abril de 1915, se acuerda enajenarla , al haberse derribado dos casas contiguas y con intención de que no desapareciese el pasadizo, se llega al acuerdo de abrir una calle perpendicular a la del Mercado; de 8 metros de anchura dando comunicación a las ya citadas calles de Caballerías y Juan Lobo con la del Mercado.

Después de más de 3 siglos de Ayuntamiento , su derribo sirve, como antaño se decía para oxigenar la ciudad y comunicar con buen arte las citadas calles.